Lección Asiática

No me cansaré de escribir y de repetir a todos los que quieran  leerlo y oírlo que Asia ha cautivado mi corazón casi desde el mismo instante que pise por primera vez Camboya en solitario.
En este último viaje por Vietnam, Luang Prabang y  Siem Reap he encontrado gente fascinante de aquella que llega al corazón y con la que sin duda volveré a coincidir en algún lugar.

Llegué a Ho Chi Minh 2 días tarde debido a los controladores aéreos españoles, para esas noches había reservado el Hotel Mini Saigon 5 y no me cobraron las noches reservadas, les había enviado un email desde aquí explicándoles que pasaba.   Algo que ya tiro por tierra el tópico de que Vietnam se ha hecho un destino donde el extranjero es un euro, estaban en su derecho de cobrar y no lo hicieron.  

Durante el viaje por Vietnam coincidi por casualidad una pareja china y tres científicos coreanos (que habían asistido en  Hanoi a un congreso y disfrutaban después de unos días en Vietnam) y lo pasamos fantástico, en especial cuando navegamos por la Bahía de Halong.

Yeon-Soo (saludando), Ji-Joon & Profesor

Muchas veces he coincidido con gente con la que se comparten momentos magníficos, pero luego ya no vuelvo a saber de ellos, la sorpresa es que no hemos perdido contacto y esperamos coincidir alguna vez mas, en especial con Yeon-Soo y Swing Qiu, en Corea, en China o en Barcelona.

Swing Qiu & Any

Pero aquí no queda mi experiencia con los asiáticos... 
Sigue con Masaee una japonesa entrañable con la que cenamos juntas un arroz con setas (exquisito) que a mi me produjo una gastroenteritis de la gordas.
Se preocupo por mi como una verdadera amiga y solo puedo tener palabras de agradecimiento para ella.
Quedamos que algun día ella vendría a Barcelona y que algún día visitaríamos Kyoto juntas...ojala así sea.

Masaee

Llevaba varios días de malestar y no tolerar la comida, asi que para regresar a casa desde Luang Prabang volé a Siem Reap para conectar con Singapur, aunque parezca una combinación delirante, a mi me salio más a cuenta que hacerlo por Bangkok (si no cuento visados y tasas de salida en Camboya),  pero la verdad es aunque me sentia mal no podia regresar sin visitar aunque sea unos días Camboya.

Cuando llegue a Siem Reap, cogí un tuk tuk para que me llevara a un hotelito céntrico y acto seguido a pasear por las farmacias de Siem Reap para buscar algún calmante y alguna solución para un dolor agudo en el estómago que me preocupaba, todavía tenia esperanzas de solucionarlo y quedarme.
En la farmacia, una chica camboyana que escucho mi conversación con la farmacéutica, me pregunto ¿Tu estas viajando sola y estas enferma?
Y asi entablamos una charla sobre viajes, Camboya etc... y para mi sorpresa me dijo que le permitiera acompañarme a las visitas, a lo que le dije que yo no buscaba guias y me dijo que no que ella solo queria venir conmigo, que no queria dinero.

Lamentablemente volví a casa a los 2 días, pero después de compartirlos con  Kasol que me explico más de la historia de Camboya que el mejor guia del mundo.
El día antes de marcharme quise hacerle un regalo;  no lo acepto, pero además me dijo algo que hasta ahora da vueltas en mi cabeza "Tu harías lo mismo por mi en Barcelona si estuviera sola y enferma, así que no puedo aceptar nada".
Para rematar la hospitalidad, cuando llegué a casa encontré 3 correos electrónicos suyos que escribió desde que me marche de Siem Reap hasta que llegue a  Barcelona preguntándome como estaba de salud y que por favor le respondiera.

Kasol

Resumiendo: Me sorprendieron los Vietnamitas, me divertí como una enana con la pareja China y los científicos Coreanos y aluciné en colores con la solidaridad y la hospitalidad de Masaee y  Kasol. 

Asia es exótica, impactante y bellísima, pero es su gente la que enamora, no se si aquí en Europa o en América encontraría alguien como Kasol, posiblemente si...  pero... yo la encontré en Asia, en Camboya !!! .
Sin duda tengo que aprender de los asiaticos,  soy "demasiado" occidental, voy con prisas en la vida diaria y en una farmacia no me detengo a escuchar si alguién esta solo y enfermo.

Los Asiáticos son auténticos maestros en el arte de dar sin esperar nada a cambio...  
No se si todos en occidente deberiamos aprender de ellos, al menos yo si.

7 comentarios :

moonflower dijo...

Any, este artículo me ha conmovido.

Estoy totalmente de acuerdo en que los occidentales tenemos mucho que aprender de los asiáticos.

En la foto que has colgado de Kasol, es difícil decir que desprende más luz, si la bella puesta de sol o la sonrisa de ella.

Un abrazo y gracias por compartir con nosotros estos bellísimos sentimientos.

Any dijo...

Moonflower,
Gracias a ti por tu comentario sobre Kasol.
Es tal cual lo dices, esa niña irradia una luz muy especial.
Un abrazo

Mª Mercè dijo...

Es maravilloso encontrar personas encantadoras y buenas, en nuestro caminar por el mundo.

Sé que "cuidarás" tu relación con Kasol para que, en un futuro no muy lejano, tengáis la posibilidad de estar juntas más tiempo.

Un beso.

Any dijo...

Ma. Merce, no lo dudes, me invito a un visitar su casa y su provincia, al norte en la zona no turistica de Camboya, selvas y poco mas, presumo que es la Camboya mas auténtica de todas.
Y por lo que he visto podría seguir desde ahi al sur de Laos y quitarme el gusanito...
De momento estoy pensando en Palestina y en decidir donde ire en verano.
Un abrazo !

Eduardo Rodriguez dijo...

Hola Ana, acabo de descubrir esta entrada. Ese retrato de Kasol quedó muy bien hecho. Estoy leyendo esto mientras tengo un día perro en la oficina. Tenía unos minutos libres y me puse a rebuscar por aquí. Tus experiencias en Camboya ponen todo en foco. La verdad es que eso no falla - la gente mas sincera son la gente más humilde. A veces me encuentro con gente que no tienen mucho de riquezas materiales pero que les sobra calidez humana y honestidad. Te ofrecen lo poco que tengan aunque les carezca. Gracias por compartir tus vivencias...

Ana Laura dijo...

Mil gracias Eduardo por el comentario!!!

Creo que esta gente tiene el secreto de la felicidad en sus genes, en pocos sitios como en Camboya y Nepal me he sentido tan querida y tan cuidada .-

Y mil gracias por el comentario del retrato de Kasol, creo que ha sido la magia que esta niña desprende la artífice que me saliera bien con la luz al revés .-

Un abrazo y me encanta que te metas por los sitios mas "privados" de este blog ...

Pau Gir dijo...

Como dominas estos artículos, impresionante!!! Para disfrutar y releer más de una vez.Saludos!!!