Indigenas Emberas en el Río Chagres

En un paraje idilico del Río Chagres, se situa una pequeña aldea poblada de unos seres encantadores, los Indígenas Emberas, se trata de la Reserva de Indígenas Emberas en el Rio Chagues, una pequeña comunidad que se denomina Tusi Pono Emberá.

Indigenas Emberas en el Río Chagres


¿Como visitar los Indigenas Embera del Río Chagues?

Me encontraba en Ciudad de Panama y quería hacer algo diferente y relacionado con la naturaleza, había escuchado hablar de los Emberas y sabia de una pequeña comunidad que vivia con sus costumbres y tradiciones ancestrales en alguna zona del Parque Nacional de Chagres, pero no tenia idea de como acceder hasta ellos.

Llamé a la Autoridad Nacional de Turismo de Panamá y  me explicaron como acceder en autobús hasta el "embarcadero" en la zona del Río donde los indígenas recogen a los que quieren visitarlos.

Una vez en el embarcadero encontré dos pequeños Emberas, les dije que venia sola y que quería conocerlos que me llevaran a su isla, hablaron entre ellos en su lengua natal, hasta que al final accedieron a llevarme en una pequeñita canoa.

Me monté la canoa de madera tallada en lo que algun día fue el tronco de un arbol y navegamos primero por el Lago Gatún y a continuación por el Río Chagres, algo asi como 20 minutos.
Una vez alli dieron el aviso en su lengua que llegaba un forastero y aparecio "Antonio" como se hace llamar en castellano el Jefe de la Tribu y desde ese momento en adelante vivi con ellos 4 dias y 3 noches estupendos.

Los Emberá de "Tusi Pono" como se llama esta pequeña comunidad que ronda las 70 - 90 personas, viven como en sus orígenes ajenos a casi todas las tonterías que tenemos en las sociedades "modernas".
Los únicos elementos que vi allí que "desentonaban" fue un pequeño panel solar, una antena y un movil (propiedad de Antonio).

Sus cabañas estan realizadas con palos de madera y con techos cubiertos con hojas de palmeras, la zona social donde duermen y comen es en lo alto, mientras que la zona baja se destina al almacenamiento de madera, que utilizan para cocinar, para hogueras nocturnas y para calentarse por las noches mas frescas.
Además la explicación de que habiten la zona alta es que el Río sube mucho de nivel en la temporada de lluvias.

Visten con vestimentas coloridas pero pocas, van bastante flojitos de ropa, chicos y chicas. Muy naturales y sin falsos pudores.

Durante la vida diaria, hacen artesanias, navegan por el lago, pescan, se duchan en una pequeña cascada que pilla cerca de su isla y hacen la comida para la comunidad y se juntan en grupos grandes a charlar y contar leyendas por la noche a la luz de la luna.

Antonio como su gente han decidido acoger en su aldea, por unas horas, por un dia o por semanas a pequeños grupos de turistas y expontaneos viajeros que se presentan por alli a conocerlos.

A todos los que los visitan los reciben o despiden con cantos y danzas, les enseñan la aldea, se hacen fotos con ellos y a quienes lo solicitan (o lo contratan con sus touroperadores) los llevan en canoa hasta la cascada.
Les dan de comer sus comidas tradicionales, sencillas, sanas y sabrosas.
Quizas venden alguna artesania y con el dinero que obtienen compran en la aldea mas cercana al "embarcadero" aceite, harina, frutas y poco mas, porque casi todo lo que utilizan en su dieta lo obtienen de la selva.

Durante mi estancia, he presenciado la llegada de los grupos para visitas, pero no para convivir (esos días tuve el privilegio de ser la única huesped),  con los grupos son amables, se muestran como en el día a día, no fingen al visitante, en pocos sitios he visto tanta autenticidad.

Indigenas Emberas en el Río Chagres

Son Guapos y son las personas más Felices que he conocido, trasmiten serenidad, paz y energía, al punto de que no lo he sentido en otro lugar (ni siquiera con los Guaranies en la Selva Misionera), mi recuerdo mas entrañable con ellos es por la tarde - noche a la luz de la luna, cuando contaban las leyendas de sus antepasados.

Y eso me hace reflexionar que en las sociedades "modernas" no somos felices porque no queremos o porque no sabemos valorar correctamente lo que tenemos, lo que es realmente valioso y  lo que es superfluo.

¿Que más se puede necesitar para ser feliz que una ducha en una cascada de agua cristalina,  la selva y su comida sana y disfrutar de la noche bajo un manto de estrellas en compañia de los seres queridos?

Si vais a Panamá y quereis visitarlos hacedlo por libre, no contrateis un tour para verlos, os pedirán una fortuna (50 USD como mínimo por persona) por una visita de unas horas y de todo ese dinero a los Embera solo les dan 5 USD por visitante.

Otro ejemplo más de la ambición de algunos y la inocencia y pureza de otros, el mundo sería otro si vivieramos en sociedades tribales como la de los Embera.

Post relacionados
Que ver en Ciudad de Panama
Excursiones desde Ciudad de Panamá