Alquila un barco para conocer el mundo entero

Alquilar un barco hoy es mucho más fácil de lo que pueda parecer a simple vista. En realidad, no se necesita demasiado. El alquiler de un barco es un proceso muy sencillo que apenas te llevará unos minutos: únicamente es necesario que seas un apasionado de la navegación, que tengas la titulación para navegar, unos días libres y… muchas ganas de echarte a la mar.

alquiler de un barco


En páginas como GlobeSailor puedes elegir entre casi 15.000 barcos de alquiler para tus viajes por mar. Hay muchas posibilidades para el alquiler de barcos: veleros, catamaranes o un crucero en cabina, y por supuesto, puedes elegir si contratas también un patrón o asumes tú el mando.

Se trata de una agencia de viaje en barco que dispone de una flota totalmente garantizada, perteneciente a empresas de alquiler profesionales, de modo que simplemente te facilita el alquiler. Los barcos están verificados para responder a los más altos criterios de calidad y seguridad y los profesionales te asesorarán para que elijas siempre lo que mejor se adapte a vuestras necesidades.

Gracias al buscador, el viajero indica los días que necesita el barco, las características, el lugar de partida y destino, el número de personas que hará uso del barco y si necesitáis capitán o no.

Solo hay que elegir si queréis un velero, un catamarán, una goleta o un yate de lujo, y dónde queréis ir. Si lo tuyo son los viajes por Europa: ¿apetece un crucero en cabina por Grecia? ¿Prefieres conocer la fabulosa costa de Croacia? Si estás dispuesto a grandes travesías, ¿te atreves a navegar por las Antillas y descubrir las paradisiacas playas de República Dominicana, la Martinica o San Martín? Basta que lo indiques y que hagas realidad tus sueños.

Grecia, viaje en busca de los orígenes de la cultura europea
Navegar por entre las islas del Mar Egeo que integran Grecia es viajar a la cuna de nuestra civilización occidental. No es extraño que parte de los mitos y leyendas griegos tengan el mar como protagonista, como La Odisea de Homero en su regreso a casa.

Grecia es la patria de los grandes filósofos (Aristóteles, Sócrates o Platón, por citar solo algunos), está en el origen de los Juegos Olímpicos, es la cuna del teatro (con sus famosas tragedias) y vio nacer la democracia. Pero, además, es un fascinante reguero de islas paradisiacas, ideal para descubrirlas durante un viaje en barco, en un crucero con patrón o en catamarán, por ejemplo.

Otra opción muy recomendable es recorrer las Islas griegas en la cabina privada de una estupenda goleta. Estas islas son conocidas por sus casas blancas y sus techos azules y sus molinos de viento. Hay pocas aguas más cristalinas en Europa que las de estas islas. ¡Qué mejor que visitarlas a bordo de una preciosa goleta! Se trata de un barco de 25 cabinas con una capacidad máxima para 50 personas y 18 miembros de la tripulación para que durante el viaje no os falte nada.

Croacia, la perla del Adriático
Dicen que la perla del Adriático es la ciudad croata de Dubrovnik, pero en realidad toda la costa del país balcánico es de una extraordinaria belleza. Se la conoce como la Costa Dálmata (por Dalmacia, la región de la que forma parte). Aquí donde puedes encontrar ciudades históricas como la mencionada Dubrovnik (cuyo centro es Patrimonio Mundial de la Humanidad), Split (una antigua ciudad romana que sigue conservando el Palacio de Diocleciano) o Zadar.

También es una costa salpicada de calas recónditas y escondidas y un reguero de fascinantes islas. Croacia está rodeada por las aguas del Mar Adriático y cuenta con cientos de islas. La más grande de todas ellas, Korcula, vio nacer al famoso viajero Marco Polo: ¿cómo no va a haber tradición marina con semejante antecedente?

Además, Croacia tiene una naturaleza y tradiciones muy bien preservadas, que mantienen su encanto de antaño. El litoral montañoso y boscoso se integra en un espectacular paisaje con los puertos y ciudades de la costa. En definitiva, si buscas huir del turismo masivo, pocas opciones mejores que un viaje en barco por la costa croata.

Si decides hacer este viaje, una muy buena opción es alquilar en catamarán, una embarcación muy moderna y cómoda, para realizar un crucero exclusivo. El Lagoon 450 puede el tuyo: todo está pensado para garantizar el máximo confort y el acceso más fácil posible al mar. Se caracteriza por tener un espacio común entre la cabina y el salón, abierto y accesible a través de una puerta de vidrio retráctil, que da acceso a unas fabulosas vistas panorámicas sobre el mar.

Dispone de cuatro cabinas con capacidad máxima para ocho personas, y la tripulación está integrada por dos personas. Es el barco perfecto para relajarte, tomando el sol en su cubierta de 18 metros cuadrados, o subiendo al flybridge y su área de salón. ¡El barco ideal para un crucero de cabina con el que realizar un viaje soñado por la Costa Dálmata!

No hay comentarios :